¿Cómo la genética te puede ayudar en el fútbol?

Con la llegada de una de las principales competiciones deportivas del mundo, el protagonismo se centra en las grandes estrellas del fútbol. Llaman la atención sus movimientos, estrategias y características físicas, así como sus sueldos con cifras que frecuentemente rondan los millones de dólares mensuales. A partir de eso, muchas personas piensan: ¿podría ser yo jugando así?

¿Existe un gen para el éxito en el fútbol?

No podemos decir que hay un gen específico que es decisivo para el éxito en el fútbol, ​​y que ese mismo gen lo comparten grandes campeones como Pelé, Maradona, Ronaldo y Zidane. Como cualquier otro tema en la vida humana, la genética es solo uno de los muchos factores que influyen en la forma en que vivimos. Además, somos una combinación muy compleja de miles de otros genes.

Ser una estrella del fútbol depende de una enorme combinación de factores, que incluyen la preparación desde la infancia, el entrenamiento, la preparación física, la dedicación, las oportunidades en el momento adecuado, buenos directivos, salud mental, entre otros.

Hay un filtro muy riguroso para pasar, cada equipo pudo convocar solo a 26 jugadores para el torneo de 2022. Es decir, miles de profesionales quedaron fuera de la competencia, y eso no quiere decir que no sean buenos en lo que hacen.

En una entrevista para la revista alemana “Der Spiegel”, traducida por la agencia EFE, el especialista en medicina deportiva Henning Wackerhage dijo que cierto club de Europa lo habría buscado para encontrar el gen del próximo Cristiano Ronaldo. Él, por supuesto, refutó la idea.

Como explica en un artículo el profesor Guilherme Giannini Artioli, existen, por supuesto, polimorfismos que influyen en el rendimiento deportivo, pero el éxito en los deportes de alto rendimiento también se enfrenta a factores espaciales, emocionales y, por supuesto, al entrenamiento y a las técnicas desarrolladas.

 | Ver más: ACTN3 – El gen de la fuerza y de la velocidad

Si eres el mejor futbolista del fin de semana y estás pensando “¿mi genética me ayuda a ser mejor jugador?“, o quieres entender por qué sufres hasta para tirar ese penalti “que hasta mi abuela haría “, este contenido presentará algunas de las características genéticas de los paneles de los kits Genera Standard y Completo que pueden ayudarlo a conocerse mejor.

Para ayudarte a comprender mejor cómo la genética puede influir en ser jugador de fútbol, ​​hemos enumerado las características más adecuadas para cada posición en el campo, después de todo, ¡un equipo ganador no se hace solo con los delanteros! Pero vale la pena recordar que tener estas predisposiciones genéticas no garantiza que vas a triunfar o no en el deporte, ya que también es necesario combinarlo con factores externos, como la alimentación, la salud mental, mucho entrenamiento y dedicación.

Características genéticas de un buen arquero o portero

Dicen que un buen portero es el que no aparece durante los 90 minutos de partido. Pero eso es una mierda de los fanáticos que no quieren sufrir. Todo equipo necesita un portero que tenga reflejos rápidos para tiros y cabezazos inesperados. Además, necesita tener buena elasticidad para llegar a los balones en cada una de las esquinas de la portería.

Por ello, alguien con una mayor predisposición a las actividades de fuerza y ​​explosión en el rendimiento deportivo y que no tenga problemas de visión puede desempeñarse mejor en esta posición. En el momento de la tanda de penaltis, una mayor predisposición a la impulsividad puede dificultar la decisión de elegir el córner derecho a defender.

Características genéticas de un buen defensor

El defensor es el guardián del equipo. Es la última barrera entre el delantero contrario y el portero y está en una posición en la que el contacto con otro jugador es constante. Cuando se trata de la esquina, necesitará tener un fuerte impulso para saltar y cabecear el balón lejos de la portería.

Tres características genéticas que pueden ayudar mucho en esto son una mayor densidad ósea, lo que ayudará a reducir fracturas y hematomas, un rendimiento atlético con predisposición a desempeñarse mejor en actividades a largo plazo y, por último, una mayor resistencia muscular.

Características genéticas de un buen volante

El volante está en una posición intermedia entre defensa y mediocampo. Necesitará tener las cualidades promedio de los jugadores en estas dos áreas del equipo, ya que podrá iniciar las jugadas desde un buen ritmo, pero también necesitará desarmar a los atacantes cuando el equipo enemigo contraataque.

Cuando está bien entrenado, una persona con el gen “preocupado (worrier)” puede tomar las mejores decisiones al elegir los mejores movimientos. Realizará los pases de forma planificada, observando la situación en el campo y sin sentirse presionado.

Rasgos genéticos de un buen extremo

El lateral es el jugador que tirará en el campo para llevar el balón al ataque, si es necesario, realizando regates sobre los contrarios. Es un jugador que está constantemente en el campo y que necesita estar preparado para aprovechar las oportunidades que se presenten.

Tanto movimiento y agilidad requieren una mayor predisposición a la fuerza muscular y una buena capacidad cardiorrespiratoria. Recuerda siempre que entrenar estas características es fundamental para desarrollarlas.

Características genéticas de un buen centrocampista

El papel de un mediocampista es “organizar la casa” y mantener el juego tácticamente ordenado. Son jugadores que necesitan tener un extra de destreza con el balón, para anticiparse a las jugadas de sus rivales.

La habilidad matemática puede ayudar mucho a comprender el tiempo de desplazamiento, la fuerza necesaria para las patadas y el momento adecuado para actuar. El fútbol no es solo un juego físico, también se juega con la mente y con observación y estrategia. Sorprender al rival, estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, garantiza las mejores ocasiones.

Rasgos genéticos de un buen delantero

Los delanteros son las estrellas de los equipos de fútbol, ​​al fin y al cabo son los jugadores encargados de finalizar las jugadas y conseguir que el marcador vaya de cero a cero. En esta posición hay que tener una buena preparación física para poder batir al defensor, con una mezcla de velocidad y habilidad.

Además, necesitan fuerza muscular para poder patear el balón con fuerza y ​​marcar el gol que garantizará la victoria del equipo. La predisposición a una mayor densidad ósea también puede ayudar en este sentido.

Muchos atacantes acaban sufriendo lesiones durante los partidos o entrenamientos. Por lo tanto, no estar predispuesto al dolor y daño muscular después del ejercicio físico y la tendinitis de Aquiles es un buen rasgo genético para cualquiera que esté considerando jugar esa posición.

Rasgos genéticos de un buen entrenador

Dirigir un equipo de fútbol no es tarea fácil. Cuando las cosas van mal, casi todos los que apoyan a un equipo piensan que saben más sobre el deporte que el capitán. Perder un partido es parte del fútbol, ​​pero un buen entrenador no se deja intimidar fácilmente por eso.

¿Podemos estar de acuerdo en que un buen entrenador tiene un rasgo intermedio entre los genes del guerrero y del preocupado? Después de todo, a pesar de la paciencia y la planificación frente a los tiempos difíciles, también se necesita un poco de acción segura al tomar riesgos para cambiar el rumbo del juego. Esto, por supuesto, no se puede confundir con la impulsividad, ya que esta característica en el fútbol puede terminar interfiriendo.

Rasgos genéticos de un buen árbitro

El árbitro es una de las figuras más emblemáticas y destacadas del fútbol. Sin él, no hay partido oficial para comenzar. Tus juicios son sumamente importantes para mantener el juego bajo control, sin violencia y fluido, brindando un buen espectáculo.

El juez debe estar en movimiento en todo momento. Necesita seguir el ritmo de los jugadores y de la pelota, y no tiene tiempo para estar a la sombra, por lo que ser más sensible al sol puede acabar perjudicando su rendimiento.

Entre el gen guerrero y el preocupado, en el caso del árbitro, la segunda opción es mucho más valiosa. El campo de fútbol puede ser un ambiente tenso, con mucha presión de aficionados y profesionales, y eso no puede influir en el árbitro. Por lo tanto, vale la pena mantener la calma y tomar decisiones con menos impulsividad.

Un juez tampoco puede depender únicamente del VAR. Necesita estar atento y ver los movimientos con claridad. Reconocer una mano en el balón dentro del área requiere una predisposición a una mayor visión.

Para un juez, la fuerza muscular pierde relevancia frente a la resistencia física. Un árbitro necesita tener estas dos características equilibradas para soportar el calor del juego.

Rasgos genéticos de un buen aficionado

¡El fútbol no se hace solo del campo por dentro! Los aficionados son una parte esencial del espectáculo y marcan la diferencia al estimular a los jugadores y ejercer presión psicológica sobre el oponente. No es de extrañar que muchos equipos consideren al aficionado el jugador número 12 y dediquen la camiseta con ese número a los aficionados.

Cuando un partido es muy emocionante, no puedes salir de las gradas, o frente al televisor, para ir a la cantina a tomar un refrigerio y corres el riesgo de perderte un partido emocionante. Por tanto, aquellos que no tengan una mayor predisposición al hambre emocional, no pasarán por un doble apretón en esa final yendo a la decisión por penales.

Como aficionado, no tienes que preocuparte tanto si tu resultado no muestra una mayor predisposición para la resistencia muscular o el rendimiento deportivo. Pero vale la pena vigilar su predisposición a la tendinitis de Aquiles. Después de todo, saltar arriba y abajo durante todo el juego en la multitud puede provocar una lesión dolorosa.

¡Ey, futbolista! ¿Quieres saber más sobre tu cuerpo y tus genes?

Conozca los  test de Genera.